Corte de Apelaciones acoge recurso de protección para joven sordo discriminado en notaría talquina

 Corte de Apelaciones acoge recurso de protección para joven sordo discriminado en notaría talquina
Compartir

El hecho ocurrió en marzo de este año, en la notaría Enrique Ortiz Schindler, cuando la notaria suplente ofendió a Rodolfo Rojas por su discapacidad auditiva. Se concluyó que el notario titular deberá pedir disculpas públicas en un diario local al joven.

La Corte de Apelaciones de Talca acogió el recurso de protección interpuesto en contra de un Notario Público, bajo cuya responsabilidad obró una Notario Suplente, y se le ordenó pedir disculpas públicas por discriminar a Rodolfo de 25 años que fue  por su discapacidad auditiva.

El joven Indica que, en aquella oportunidad, sufrió diversos actos discriminatorios: Por el guardia al impedirle el ingreso especial para personas con discapacidad; enseguida, por una funcionaria que se negó a realizar el trámite debido a su condición; y finalmente, la notario suplente también le manifestó que no podía comprar un auto, porque al no poder comunicarse, calificaba como incapaz absoluto, de acuerdo al artículo 1447 del Código Civil, por lo que el acto quedaría nulo.

En su informe, el notario titular solicita el rechazo del recurso, pues según él, nunca existió intención de discriminar a Rodolfo.  Primero, porque el guardia no se percató que, entre las personas de la fila se encontraba una persona con discapacidad auditiva, y cuando la hermana del recurrido le explicó la situación, los dejó pasar. Segundo, la funcionaria se negó a realizar el trámite porque no contaba con los medios para que se pudiese celebrar el contrato a través de lengua de señas. Tercero, la notario suplente reiteró lo señalado por la funcionaria, porque en la Notaría no contaban con un intérprete de lengua de señas, además que el acto sería nulo por la incapacidad absoluta del recurrente.

A su vez, la Notario Suplente indicó que los hechos denunciados fueron distorsionados por el recurrente, pues nunca existió un trato diferente en su atención, ya que la negativa a su solicitud se debió a que, éste solo se podía expresar a través de lengua de señas y la Notaría no disponía de un intérprete. A su vez, le leyó el artículo 1447 del Código Civil, para explicarle la imposibilidad de celebrar el contrato por él, porque al no poder darse a entender, calificaba como incapaz absoluto para la ley y el acto celebrado quedaría nulo.

Asimismo, la Corte aseguró que “tampoco resulta razonable ni atendible el argumento de la señora notario suplente, para impedir que el recurrente celebrara el contrato de compraventa de vehículo motorizado de que se trata, la circunstancia de no contar en la Notaría que estaba sirviendo el día de los hechos, de un o una intérprete de lengua de señas chilena, como quiera que ello no es una exigencia establecida en la ley para esta clase de contratos”.

Por esta razón, “en conformidad a las normas internacionales y domésticas relacionadas en este fallo, no cabe sino concluir, que la notario suplente no observó las normas correspondientes, verificándose una discriminación ilegal y arbitraria respecto del recurrido”. Lo que llevó a acoger el recurso y ordenar al notario titular, bajo cuya responsabilidad obró la notario suplente, a publicar disculpas públicas al joven, en un diario de circulación local por los hechos denunciados.

Prensa

0 Reviews

Write a Review

Sigue Leyendo